ADEME fue el primer Sindicato docente de la provincia de Córdoba a quien el Estado otorgó la personería gremial

Corría abril de 1958. El violento derrocamiento de Juan Domingo Perón aun sacudía las calles. Tras un extraño acuerdo con el exiliado General, Arturo Frondizi comenzaba su derrotero como presidente de la nación. Su difícil misión era la de encauzar la vida institucional de un país que parecía irremediablemente dividido en peronistas y antiperonistas, al tiempo que arreglar los desaguisados que había dejado la infame Revolución Libertadora.

Con el ejército como avieso tutor, la política nacional oscilaba entre desarrollismo y apertura liberal. Proscripto aun el peronismo, el sindicalismo asumía buena parte de su representatividad, manteniéndolo vivo. La posibilidad de supresión de algunas de las conquistas obtenidas años antes ponía a los gremios a la vanguardia de la dinámica política.

En la Córdoba ya gobernada por Arturo Zanichelli, un grupo de profesores de escuelas e institutos secundarios y especiales de nuestra ciudad decidía comenzar a escribir su propia historia, por fuera de la representación sindical existente, bien cerca del compromiso que la situación exigía a la docencia.

Preocupados por la necesaria sanción de un estatuto docente así como por la equiparación salarial respecto de los sueldos que percibían sus colegas de la nación, este grupo de profesores comenzó a reunirse ni bien caía el otoño.

Tras un par de encuentros, el 19 de abril de 1958, en la casa de María Isabel Lezama de Moyano, firman la primer acta de esta formación. Diez docentes forman la primera Comisión Provisoria. La cifra de miembros se incrementaría en poco tiempo, obligando a una pronta mudanza. El 10 de mayo, en nueva asamblea, se decide mudar la sede de las reuniones al Salón de Actos de la Escuela Superior de Comercio, Jerónimo Luis de Cabrera.

Desde entonces, semanalmente, las asambleas se sucederían sin cesar. La redacción de un reglamento interno, la búsqueda de reconocimiento por parte de las autoridades provinciales, la actualización salarial y la sanción de un estatuto docente constituyen el eje central de la problemática expuesta en cada una de ellas.

El 3 de junio del mismo año se resuelve adoptar la sigla A.D.E.M.E. (Asociación de Enseñanza Media y Especial) como denominación de la entidad, paso imprescindible para continuar con las gestiones ante los estamentos oficiales.

Precisamente, un mes después, el 11 de julio, una delegación de la Escuela de Comercio de Cruz del Eje se presenta ante la Comisión Provisoria solicitando su directa gestión antes las autoridades provinciales para regularizar el cobro de sus sueldos.

La sostenida incorporación de delegados de distintas escuelas a las asambleas, fruto de la repercusión que la noticia de la creación de un nuevo gremio docente tiene en toda la provincia, obliga a las autoridades a apurar los tiempos.

Finalmente, cumpliendo lo establecido noventa días antes, el 16 de agosto de 1958, se constituye una Asamblea Extraordinaria de delegados representantes de establecimientos de enseñanza media y especial de la provincia, con la finalidad de elegir autoridades definitivas.

Tras la aprobación unánime de todo lo actuado por la Comisión Provisoria, se procede a una votación de la que resulta triunfante la lista encabezada por el señor Héctor Lucero, quien se constituye en el primer presidente de la institución.

Pese a la reciente sanción de la Ley de Asociaciones Profesionales, que establece que "la personería gremial se atribuye a la asociación profesional más representativa de la actividad de que se trate", ADEME ya cuenta con una estructura propia.

 

En nuestro sindicato: "Trabajamos por y para los educadores"

> Leer Más

Compartimos luchas, fuertes resistencias y grandes osadías.

> Leer Más

Nuestro órgano de difusión y comunicación institucional.

> Leer Más

Brindamos jornadas de capacitación con puntaje docente oficial.

> Leer Más

 

Dejanos todos tus datos en la jornada que te interese.

> Leer Más